tecnología inclusiva

Tecnología inclusiva: clave para el desarrollo económico y social

El éxito del MWC no se debe medir a corto plazo (retorno económico inmediato para la ciudad) o en la relevancia de los ponentes.  Lo que mide el éxito de un congreso como el MWC,  es la capacidad de externder sus beneficios (directos e indirectos) a todos los grupos de interés de la sociedad. Si es capaz de ampliar su perspectiva, abriendo el debate sobre la tecnología y su impacto social para apoyar a los sectores más desfavorecidos, habrá dado un salto de calidad enorme. La tecnología debe ser inclusiva.

Estos últimos días he leído muchas opiniones encontradas sobre el éxito (o no) de la presente edición del Mobile World Congress (MWC). Los argumentos giraban alrededor de la rentabilidad que genera para la ciudad o la relevancia de los asistentes al mismo.

El hecho de que asista o no Mark Zukerberg puede condicionar por si solo el éxito de un congreso de esta naturaleza? En absoluto! Creo que es necesario poner una cierta distancia a la hora de sacar conclusiones para no perder la perspectiva y perdernos en adornos innecesarios.

En mi modesta opinión, un congreso tiene como principal objetivo dar a conocer novedades, fomentar el networking y las relaciones empresariales para impulsar un sector. Bajo este punto de vista, el MWC sin duda es y seguirá siendo un éxito en tanto en cuanto mantenga su espíritu, que no es otro que fomentar, consolidar e incrementar el ecosistema emprendedor.

Es evidente que entre los efectos colaterales de un congreso, el impacto económico que puede generar en la ciudad es muy importante, esto no es discutible. Que las ponencias puedan contar con figuras de máxima relevancia mundial, también es importante, porque no deja de contribuir a la imagen del mismo.

De todos modos, insisto en que lo realmente importante y lo que mide el éxito de verdad de un congreso como el MWC,  son las oportunidades de networking que ofrecen a miles de pequeños emprendedores para desarrollar su idea de negocio, crecer y en definitiva generar empleo. El resto de variables se deben cuidar pero no son la clave.

En este sentido, la idea desarrollada hace ya cuatro años de abrir un salón complementario al MWC como  el 4YFN, ha sido todo un éxito como muestra el número de asistentes. Un éxito por las miles de oportunidades que está generando para pequeños emprendedores. Es el principal indicador que debemos tener en cuenta para medir su éxito.

El ecosistema emprendedor que se está construyendo alrededor del sector TIC gana relevancia e impulso gracias al MWC. El impacto a medio y largo plazo del MWC para fomentar este desarrollo es difícil de calcular pero sin duda será de una enorme relevancia para ayudar a transformar la economía local hacia sectores con mayor valor añadido. Este es el verdadero factor del éxito, el resto son elementos necesarios pero no suficientes.

La tecnología debe ser inclusiva

La apuesta de un país por la inversión en  I+D+i está dirigida a mejorar la productividad de su tejido empresarial y crear nuevas oportunidades, mejora del empleo, etc.. Pero no solo debemos tener en cuenta los efectos económicos directos asociados a la mejora de productividad. Esta mejora debe revertir en todos los ámbitos de la sociedad, especialmente en un momento en el que cada vez más voces alertan del riesgo de pérdida de empleos en muchos sectores debido a la automatización de numerosas actividades.

No obstante,  este no es el único riesgo. La tecnología puede ser una palanca generadora o amplificadora de las desigualdades si aprovechamos todo su potencial para incluir en este desarrollo a las personas más desfavorecidas. Precisamente por la velocidad con la que se impulsa el cambio a través de la tecnología, cuanto más tarde se incorpora al mismo un determinado grupo de interés, mayor riesgo tiene de quedar excluido.

Es por ello que esta iniciativa me parece de una lógica aplastante y de una necesidad apremiante:

“La Mesa de Entidades del Tercer Sector Social de Cataluña ha pedido contar con un espacio propio para la innovación social en el Mobile World Congress (MWC) del año que viene, con el fin de implicar a la industria para que invierta en soluciones tecnológicas para los colectivos más vulnerables”.

Según afirmaba Oriol Illa, presidente de la “Mesa de Entidades del Tercer Sector Social de Cataluña”,   en dicho artículo :

La industria tecnológica no tiene la percepción de que el desarrollo digital de la acción social sea rentable económicamente, pero hay que pensar también en la rentabilidad social que tiene que los instrumentos digitales puedan mejorar el servicio que se presta a personas mayores, infancia o personas dependientes”

No puedo estar más de acuerdo. Es evidente que detrás de este tipo de inversiones existe un retorno económico indirecto para la sociedad. El problema en la gran mayoría de casos es visualizar ese retorno. Recientemente escribía el artículo “Como optimizar el impacto social de las inversiones”. En el mismo exponía el caso real de una entidad especializada en la integración social y laboral de personas con discapacidad, y se detallaba y cuantificaba en términos económicos el retorno social que se deriva de la inclusión de estos colectivos.

En que medida se incrementaría el impacto social (en términos económicos) de dichas iniciativas, si pudiesen beneficiarse de las mejoras en eficiencia, reduccion de tiempos y costes de gestión, etc… derivadas del uso de la tecnología.

Una propuesta de valor totalmente alineada con este objetivo, es la definida por la iniciativa de m4Social:

“m4Social desarrolla el valor social del móvil para personas y comunidades, a través de la creación de un punto de encuentro que facilita una comunicación fluida entre entidades, desarrolladores y financiadores, para impulsar proyectos sociales que se sirvan de la tecnología móvil”

En conclusión, el ecosistema emprendedor, que no tiene límites en el desarrollo de modelos de negocio viables gracias a la tecnología, será tanto más valioso cuanto más amplio sea el público que puede beneficiarse de dichas mejoras y más inclusivo sea.

Una imagen vale más que mil palabras:

tecnología inclusiva con impacto social

Fuente: m4Social

 

Economía+ para todos!

Publicado en ColaboraTeca, Economía alternativa, Innovación y etiquetado , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *