Fondos de reparto

¿Son interesantes los fondos de inversión de reparto?

Como comentaba en un artículo reciente sobre las expectativas para el inversor conservador, el panorama actual en los mercados financieros probablemente sea uno de los más complicados de gestionar de los últimos años desde la perspectiva del inversor conservador.

Las recomendaciones del Banco de España respecto a la rentabilidad de los depósitos bancarios y especialmente la fuerte bajada de los tipos de interés en el último año por la caída de la prima de riesgo han generado un entorno nada propicio para buscar retornos sin riesgo (con reducido riesgo). En este sentido, toda inversión con un perfil conservador tiene dos opciones: asumir las bajas rentabilidades reales (no olvidemos el dato de la inflación) si no quiere o no puede modificar su perfil de riesgo) o bien buscar alternativas más arriesgadas para mejorar su expectativa de retorno.

En estos últimos años hemos asistido a la bajada de la TIR del Bono español a 10 años desde un 7% aproximadamente hasta el actual  1.5%. En general la renta fija de los países desarrollados ha seguido un camino similar y esto por tanto ha obligado a reajustar las carteras incorporando progresivamente un mayor peso de renta fija corporativa en un primer momento y posteriormente de renta fija emergente y bonos high yield (renta fija de alto rendimiento). Es muy importante tener en cuenta la calificación de riesgo de la cartera de renta fija del fondo (que porcentaje es “investment grade”) porque las expectativas de rentabilidad y el perfil de riesgo pueden cambiar de manera relevante.

Fuente: Investong.com http://930e888ea91284a71b0e-62c980cafddf9881bf167fdfb702406c.r96.cf1.rackcdn.com/data/tvc_22d48e74bd9f44d09f72c0f8e91308d0.png

Fuente: Investing.com

En este contexto, hay un producto que se está comercializando con fuerza en los últimos años: fondos de inversión de reparto. Esta categoría de fondos, que en países anglosajones tiene una mayor penetración, se diferencia de los fondos de inversión de acumulación en que reparten rentas con carácter periódico (mensual, trimestral o semestralmente). En el caso de los fondos de renta fija hablaríamos del reparto de cupones y en el caso de los fondos de renta variable del reparto de los dividendos percibidos por el fondo. Podemos distinguir dos categorías en función de la manera en que se realiza el pago de las rentas:

  • Renta generada por el pago de cupones o dividendos cobrados por el fondo: la renta distribuida tiene la consideración de rendimiento del capital mobiliario en su totalidad.
  • Renta generada por el rescate obligatorio de participaciones: en este caso el partícipe recibe una renta en la que una parte corresponde a la devolución de la inversión y el resto corresponde a la revalorización de la participación (plusvalía). Por tanto es este caso la tributación en el momento del cobro será menor, ya que solo una parte corresponde a la plusvalía generada.

Antes de la reforma fiscal que entro en vigor en 2015 , la forma de cobro de la renta era muy importante porque para aquellas plusvalías con un plazo de generación inferior al año se tributaba en la base general a tipo  marginal y no al tipo de la base del ahorro. Por tanto la rentabilidad financiero fiscal adquiría una gran relevancia en función de la manera de cobro de la renta. Con el nuevo tratamiento fiscal, no se distingue entre plusvalías a corto plazo y a largo plazo y por tanto todas las ganancias patrimoniales generadas en fondos de inversión tributarán en la base del ahorro.

Retomando la cuestión inicial sobre el interés de invertir o no en fondos de reparto, creo que debemos tener en cuenta los siguientes factores a la hora de decidir:

  • ¿Necesito complementar mis ingresos con una entrada recurrente de rentas? Si no es así, tiene mucho más sentido el fondo de acumulación ya que me permite diferir el pago de impuestos hasta el momento del rescate. ¿Porque anticipar un coste fiscal que puedo demorar mediante el traspaso de participaciones entre fondos? Debemos recordar además que la tributación de la base del ahorro en 2016 será menor que en 2015, por lo tanto también puede ser interesante aprovechar esa ventaja fiscal retrasando el cobro de rentas. En este sentido hay una solución que están planteando muchas entidades y es la de reinvertir la renta en otros fondos (normalmente fondos monetarios) de forma que no hay un rescate efectivo de participaciones y por tanto se difiere el el pago a Hacienda.

Tributación en la base imponible del ahorro 2015-2016

  • La renta generada, en la gran mayoría de casos no está garantizada: y en aquellos casos en que lo está su importe será menor por el coste que supone comprar dicha garantía. Es muy importante que el partícipe tenga claro que el reparto de rentas no necesariamente implica mantener o incrementar el principal invertido. Si los rendimientos obtenidos por el fondo son superiores a la renta pagada, por lo general no solo se mantendrá la inversión inicial sino que el partícipe verá aumentar el patrimonio invertido. Sin embargo si el fondo no consigue generar un retorno superior a las rentas comprometidas y pagadas, la realidad es que el reembolso de participaciones puede suponer en algunas ocasiones una generación de minusvalías.

En cualquier caso debemos tener presente que tras la fuerte caída de rentabilidad en los activos de renta fija, aquel inversor que busque rentas a través de un fondo de renta fija, tiene que asumir que las rentabilidades difícilmente superaran el 2%-2.5% (dependiendo evidentemente de la calificación de los activos de renta fija que mantenga el fondo en cartera) aunque podría ser superior si nos movemos hacia carteras de renta fija emergente o high yield. Si lo que buscamos es obtener rentas superiores tendremos que recurrir a fondos de renta variable de reparto, asumiendo en este caso el riesgo asociado a los mismos.

En conclusión, el interés o no de los fondos de reparto dependerá siempre de las necesidades del cliente que tengamos delante, pero siendo conscientes de que no son fondos garantizados y por tanto cuanta mayor es la renta que esperamos obtener del fondo mayor es el riesgo asociado al mismo. En cualquier caso creo que es un buen producto para mantener dentro de una cartera diversificada y que valore (o necesite) la obtención de una renta recurrente.

¡Que tengan un buen día!

Publicado en Inversión & Ahorro y etiquetado , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *