renovables

Renovables o la revolución de los electrones de color verde

El marketing en RRSS hoy en día es pieza clave para lograr una comunicación fresca, dinámica, joven, novedosa e interactiva, que genere engagement entre tus propios clientes (internos y externos). No es fácil pero hay compañías que destacan y hoy me apetecía escribir y poner como ejemplo a la empresa Holaluz, un nuevo player en el sector energético, especializado en la comercialización de energía procedentes solo de fuentes renovables.

Un slogan que utilizan y que me encanta es: “Los electrones sí tienen color. El verde de renovable” . Me he permitido tomar prestado el slogan para dar forma al título de este artículo.

Hoy en día vivimos en el mundo de la desinformación.  Por increible que parezca, el hecho de disponer con un simple click de información instantánea y masiva se ha convertido en un problema. Hay tanta información que en muchas ocasiones no podemos filtrar lo relevante de lo superfluo (o directamente falso). Lo que es más, hay auténticos expertos en la estrategia de la desinformación, que complica aún más nuestro trabajo.

Cuanto de vosotros habéis escuchado el dicho: “repite una mentira 100 veces y se acabara convirtiendo en realidad”. La triste verdad es que es así. Las RRSS son una verdadera jungla apta para los expertos en desinformación.

Por este motivo, es cada vez más importante el pequeño grano de arena que todos y cada uno de nosotros podemos aportar para hacer calar en nuestro circulo aquellas ideas o convicciones que creemos que merece la pena compartir. Utilicemos la estrategia del “martillo pilón” para compartir y repetir 100, 1.000, 100.000 veces (tantas veces como sea necesario) verdades relevantes,  hasta que calen y se conviertan en una realidad.

Hay un hecho inmutable en las RRSS: el boca a boca, la recomendación personal es una fuente de confianza para nuestro cirulo más cercano. Hagamos uso de esa herramienta.

El autoconsumo es legal. Aprovechemos las renovables.

En este sentido me gustó mucho un tweet que vi hace unos días de Dani Perez, abogado en Holaluz. Sencillo , claro y directo. Frente a la desinformación, más información. Repetir y compartir hasta la saciedad.

 

Más allá del enfoque inicial  quiero también destacar la importancia de la estrategia de comunicación de Holaluz, no solo de su filosofía de negocio alrededor de las renovables. Una estrategia de comunicación sencilla y clara que ha puesto el foco en uno de los mayores problemas del sector eléctrico español: entender que pagamos por la luz y porque, se ha convertido en la búsqueda del Santo Grial.

Exijamos una comunicación fiable y detallada

Hoy en día es impensable una política de gestión y comunicación como la llevada a cabo por las eléctricas. En cualquier otro sector, no regulado y sin la connivencia del gobierno, tendrían serias dificultades. Lo estamos viendo en muchos sectores. Nuevos players, altamente disruptores, están dando la vuelta como un calcetín a los modelos de gestión tradicionales, amenazando negocios que hasta hace pocos días considerábamos como intocables.

Una vez expuesta esta problemática, vamos a ver un ejemplo claro. Hace unos días leía en El Confidencial:  “El algoritmo utilizado por REE que disparó el precio de la luz al nivel más alto del año”

El lunes solicitó (REE)  5.000MW de potencia para asegurar su operativa. Lo que aún está por explicar es a qué se debe que su precio se multiplicara por 25 con respecto al que suele darse y que se pagara cada megavatio contratado a 250 euros, lo que supuso que todos los consumidores de PVPC pagaran más de cuatro millones de euros por unos servicios de ajuste que la mayoría de los días es nulo, y que cuando se utiliza su precio suele ser 25 veces menor del que pagó cada consumidor en su factura.

No se trata solo de que el estado siga haciendo oídos sordos a la necesidad de cambiar el mix de generación hacia energías renovables, más baratas. Es consciente de que el sistema de fijación de precios dista mucho de ser eficiente pero ha demostrado que le da igual.

Resulta vergonzoso que la fijación de precios esté sujeta a un algoritmo capaz de semejantes despropósitos. Es necesario disponer YA de una explicación y por supuesto de un cambio y mayor control sobre la política de fijación de precios.

Pero podemos seguir desmintiendo la visión/versión del gobierno. Esta misma mañana leo el siguiente titular: “Un modelo matemático desmiente al Gobierno: cambiar el carbón por las renovables abarataría la luz “. Recomiendo encarecidamente la lectura del mismo.

En cualquier caso, por encima de cualquier argumento creo que nadie pone en duda que el abastecimiento de energía es un derecho fundamental. Hay gente en situación de pobreza energética extrema y que sigue padeciendo no solo las deficiencias del sistema sino la absoluta indiferencia y total falta de empatía  por parte del gobierno y de unas eléctricas con beneficios multimillonarios.

Por todo ello y ante esta vergonzosa inacción, insisto en que está en nuestra mano movernos y forzar el cambio hacia empresas comprometidas con políticas más eficientes de gestión y de comunicación. Hace unos días leía este artículo de Huffington.es sobre la compañía, del cual me quedo con este resumen de  Carlota Pi Amorós (fundadora y CMO de HolaLuz) :

“Nos compran sobre todo por tres cosas, porque la gente quiere transparencia y hablar con alguien que le explique cómo obtener el mejor precio y que tenga capacidad de decisión, porque luchamos por la energía verde, y por revolución, porque se han cansado de pagar facturas que no entienden”, analiza Carlota Pi.

Yo ya he dado el paso. Te apuntas a la revolución de los electrones de color verde?

Sigamos caminando por una economía más sostenible y justa.

Publicado en Economía alternativa, Innovación y etiquetado , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *