Jubilación, nivel de vida

¿Quien me garantizará un óptimo nivel de vida en la jubilación?

Cuando se debate respecto del futuro de la pensión pública y de la inestabilidad del sistema español de pensiones se hace en ocasiones de una manera un tanto técnica y de difícil comprensión por parte de los principales interesados (los futuros pensionistas). El objetivo del presente post es resumir algunas de las ideas e informaciones que considero de interés para focalizar las claves del problema, de su naturaleza estructural y sobretodo, de la necesidad de asumir ya nuestra responsabilidad individual para velar por la consecución de un óptimo nivel de vida para nuestra jubilación.

La evolución desfavorable de la demografía unida a la intensa crisis económica de los últimos años ha acelerado la desestabilización del sistema y por tanto la necesidad de realizar ajustes de calado. Uno de los datos más relevantes es la evolución esperada de la pirámide de población española en el 2050. Asistiremos a una pirámide invertida, en la que el gran envejecimiento de la población nos llevará a un ratio de pensionistas por persona en edad de trabajar de alrededor de 1.6, cuando en el año 2000 estaba en 3.6.

Fuente: "El reparto y la capitalización de las pensiones españolas", Fundación Edad y Vida. Junio 2013

Fuente: “El reparto y la capitalización de las pensiones españolas”, Fundación Edad y Vida. Junio 2013

Para todos aquellos interesados en profundizar en la materia, recomiendo la lectura del libro “El reparto y la capitalización en las pensiones españolas” elaborado por la fundación Edad & Vida en colaboración con el IESE y en el que participan expertos de primera línea.

De entre toda la documentación, estudios, análisis  y simulaciones que se realizan me he quedado con lo que a juicio de los autores podría definir los puntos principales del problema:

  • Pensiones excesivamente concentradas en un sistema de reparto.
  • El sistema de reparto es de prestación definida (todos los riesgos derivados de la evolución demográfica quedan en manos del sector público).
  • La evolución demográfica de los últimos años, lo ha hecho insostenible.

Creo que merece la pena observar y analizar detenidamente los siguientes gráficos, porque de forma muy intuitiva se puede entender la magnitud del problema y el carácter estructural del mismo.

Fuente: “El reparto y la capitalización de las pensiones españolas”, Fundación Edad y Vida. Junio 2013

Fuente: “El reparto y la capitalización de las pensiones españolas”, Fundación Edad y Vida. Junio 2013

En los últimos años hemos visto como el gobierno, año tras año ha necesitado recurrir al fondo de reserva de la seguridad social para hacer frente al pago de las pensiones ante el balance deficitario del sistema (agravado por la crisis económica) y  según apuntan todos los expertos, la recuperación del crecimiento económico no será suficiente para resolver los problemas de base.

 

En ese sentido, casi todas las opiniones de los expertos apuntan a la necesidad urgente de sustituir el actual sistema de reparto, por un sistema mixto de capitalización y reparto, donde la capitalización sea obligatoria o casi obligatoria. 

Es evidente que una reforma de este calado requiere tiempo y mucha reflexión pero lo que parece más evidente es que el sistema, tal y como está definido, tiene un problema estructural que se agravará con el paso de los años y que las recientes reformas realizadas en 2011 parecen insuficientes para resolverlo.

 

De momento, y mientras se sigue aplazando este debate, lo que si está en nuestras manos es asumir la responsabilidad individual de velar por nuestro futuro y por asegurarnos un óptimo nivel de vida en el momento de la jubilación (no se trata solo de “sobrevivir”) y para ello debemos establecer nuestro propio plan privado de ahorro, que nos permita complementar la pensión pública.

En esta linea de fomentar el ahorro privado, son numerosas la reformas fiscales realizadas en los últimos años para estimular el ahorro a largo plazo pero es obvio que el incentivo fiscal por si solo no es suficiente. Es necesario aumentar la cultura financiera, es necesario aumentar la información y es necesario, en muchas ocasiones contar con un asesoramiento experto adecuado que ayude a definir los objetivos y marcar el plan de acción.

 

Cuando hablamos de información nos referimos a  iniciativas como la que quiere llevar a cabo  la Seguridad Social remitiendo a los mayores de 50 años una carta en la que se les ofrece una estimación de su pensión futura.

El objetivo principal de la misma es la concienciación, por parte del público más cercano a la jubilación, de cual será su pensión estimada de forma que puedan tomar medidas encaminadas a ajustar su esfuerzo de ahorro privado y complementar su pensión pública. Es una medida muy interesante y que sin duda se podría extender también a los menores de 50 años.

Por último, para aquellos que queráis profundizar un poco más en la materia, os recomiendo leer este artículo publicado el año pasado en  http://www.communityofinsurance.es/ y escrito por Clara Armengol, Directora General Deutsche Zurich Pensiones, en el que se realiza un excelente resumen de la historia del sistema público de pensiones español. Y digo excelente,  porque la lectura del mismo nos permite empezar a entender donde surge ya con cierta claridad el problema ESTRUCTURAL del sistema.

Publicado en Inversión & Ahorro y etiquetado , , , , , .

2 Comentarios

  1. Pingback: A mayor esperanza de vida, menor pensión pública! | El inversor paciente

  2. Pingback: Jubilación colaborativa, ¿el quinto pilar de la previsión social? - El inversor paciente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *