social roi

Como optimizar el impacto social de las inversiones. SROI (II)

El Retorno de la Inversión Social, (SROI por sus siglas en ingles) es un método basado en principios de comprensión, medición y comunicación del valor extra-financiero (es decir, el valor ambiental y social que actualmente no se refleja en las cuentas financieras convencionales) en relación a los recursos invertidos. Es una herramienta para que tanto gestores del proyecto como inversores tomen decisiones basadas en la optimización del impacto social y medioambiental del proyecto.

Buscando una definición próxima del concepto de la contabilidad social y la utilidad de un índice de medición como el SROI, esta es una de las definiciones que mas me han gustado. Estamos en un momento de cambio. La conciencia social y medioambiental crece de manera exponencial y esta propuesta de valor es fundamental para numerosos stakeholders:

  • ciudadanos interesados en conocer que aportan las compañías a la sociedad, más allá del producto o servicio que comercializan.
  • inversores actuales o potenciales, que necesitan conocer y evaluar los resultados de inversiones de alto impacto para tomar decisiones fundamentadas en datos objetivos.
  • clientes, que cada vez más realizan elecciones de compra basadas en criterios con un alto componente ético.

El retorno meramente financiero de una inversión lo tenemos claro y es el indicador fundamental en el que basamos nuestras decisiones económicas y bajo el cual realizamos elecciones entre varios proyectos. Sin embargo, nos planteamos alguna vez que hay más allá del retorno financiero? Pensamos en los efectos colaterales, positivos o negativos que esa inversión genera en nuestro entorno a nivel social o medioambiental?

Hasta hace pocos años, estas eran preguntas raramente planteadas. Afortunadamente los tiempos cambian, las prioridades también y los VALORES empiezan a tener una presencia cada vez más relevante en el entorno económico y en la manera de hacer negocios. Hay una frase que me gusta especialmente a la hora de hablar de este escenario de cambio:

“el cambio será ético y de valores, o no será”

Pero para que este cambio pueda avanzar es vital contar con nuevas y mejores formas de acercarnos al valor social de una inversión. Indicadores que nos permitan tomar decisiones basadas en criterios objetivos para poder optimizar nuestras decisiones como clientes, ciudadanos o inversores, sea cual sea el rol que decidamos ejercer. En este sentido, como introducía en mi anterior artículo “Valor Social: invertir con retorno para la comunidad. SROI (I)”, un indicador que tiene mucho que aportar es el Social ROI.

Según la EVPA, los pasos clave para medir y gestionar un proyecto de inversión con alto impacto social son los siguientes:

Pasos de la medición del impacto social

Fuente: Guía práctica para la medición y gestión del impacto. EVPA

Veamos un ejemplo real de cálculo del impacto social

En un interesante estudio de la fundación ECODES,  SROI: una herramienta para CONOCER y COMUNICAR nuestro IMPACTO, se presenta el análisis del SROI en un caso concreto relacionado con empresas de integración social. El objetivo es medir el impacto social, económico y laboral de las acciones vinculadas al proyecto llevado a cabo por Tasubinsa, sociedad anónima sin ánimo de lucro cuyo objeto social es la integración laboral y social de las personas con discapacidad intelectual. En este enlace tenéis el acceso al estudio pormenorizado. A todos aquellos que después de leer estas líneas tengáis curiosidad por conocer más sobre el SROI, os recomiendo encarecidamente su lectura.

Con el ánimo de intentar esquematizar, porque sin duda daría para mucho más, se establecen como principios centrales del análisis SROI los siguientes:

  • Clara identificación de los principales grupos de interés, o stakeholders. Fundamental para una correcta valoración de los efectos directos y/o indirectos de la inversión.
  • La creación de un mapa de impacto, que permite poner de manifiesto la relación entre los recursos disponibles e invertidos, sus actividades y los resultados obtenidos.
  • El reconocimiento de los límites de los impactos de un programa u organización,  asignando una parte de los resultados a otras organizaciones y/o circunstancias.
  • La inclusión solo de los impactos significativos en el análisis.
  • La asignación de valores económicos a dicho impactos para su posterior análisis y valoración.

Fuente: “Análisis del retorno social de la inversión pública en un CEE de iniciativa social mediante la aplicación de la metodología SROI (Retorno Social de las Inversiones)” – Informe de Ecodes y Alter Civites

De todos ellos (que requerirían varios artículos para explicar cada punto), me quiero centrar en el mapa de impacto, poniendo el ejemplo de Tasubinsa, por lo clarificador que resulta para los profanos en la materia (entre los que me incluyo).

Por cada 1€ invertido por las AAPP, el Centro Especial de Empleo ha conseguido retornar a la sociedad con su actividad 3,94€ (datos año 2011).

Además quiero hacer especial énfasis en el storytelling que implícitamente lleva asociada esta herramienta y el potencial que por si sola tiene para vender el proyecto, contando como la organización está creando valor para la sociedad:

Fuente: “Análisis del retorno social de la inversión pública en un CEE de iniciativa social mediante la aplicación de la metodología SROI (Retorno Social de las Inversiones)” – Informe de Ecodes y Alter Civites

Después de ver estos datos, creo que estaréis de acuerdo conmigo en lo relevante que es apostar por la difusión de este tipo de indicadores. Son datos objetivos que poseen una enorme capacidad para captar el interés de inversores sensibles a este tipo de proyectos, que en la gran mayoría de casos son (somos) totalmente ajenos al retorno económico y social que se esconde tanto de forma directa como indirecta.

También es importante destacar que esta medición debería ser una opción y no una obligación. En mi opinión, la empresa que puede hacer difusión de este tipo de acciones de RSC e impacto social, esta realizando una interesante acción de branding que repercutirá en su propio beneficio. Por el contrario, aquellos que pudiendo hacerlo no lo consideren necesario, estarán en su perfecto derecho pero sin duda perderán una excelente herramienta para generar imagen de marca y engagement con su público objetivo.

Sigamos avanzando!

Publicado en ColaboraTeca y etiquetado , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *