“La dimensión desconocida…(de la economía)”

Abramos esta puerta con la llave de la imaginación. Tras ella encontraremos otra dimensión, una dimensión de sonido, una dimensión de visión, la dimensión de la mente. Estamos entrando en un mundo distinto de sueños e ideas. Estamos entrando en la dimensión desconocida.  Locución de apertura de la temporada final de la serie “The Twilight Zone”

En una economía en la que cada vez parece más difícil encontrar oportunidades laborales para una parte de la población desempleada, muchas de ellos de larga duración, creo que ha llegado el momento de abrir la puerta a una nueva forma de entender la economía y de generar riqueza con propuestas alternativas.

Es evidente que el sistema tal y como está planteado actualmente no funciona, la tasa de paro en España es inaceptable y los políticos siguen más preocupados de vender humo e ilusiones de un futuro país de las maravillas, que ya pocos están dispuestos a comprar.

“La economía crece…”, “Somos el país de Europa que más crece…..” , bla bla bla.

¿A quien le importa? Estamos hablando de la gente, de su futuro, de sus esperanzas. Quien, o mejor dicho, que es la ECONOMIA? Nos hablan de ella como si fuera un pariente cercano o el amigo con el que nos cruzamos en el ascensor y nos cuenta que todo le funciona bien y que le salen oportunidades debajo de las piedras.

Pero la realidad es que estamos en un mundo donde los intereses políticos predominan por encima del bienestar común (al parecer, los únicos que no se han dado cuenta todavía son ellos),  en el que un ente superior llamado “capitalismo” debe ser alimentado continuamente con una ofrenda de beneficios y dividendos sin fin, como un dios al que debemos rendir pleitesía y rezar temerosos, no vaya a volverse en nuestra contra.

Sinceramente, acabo de respirar por primera vez desde que he iniciado este post! Ha caído línea tras línea, de un tirón, casi sin pensar. No se, quizá será motivado por el atracón de sinsentidos que todos estamos oyendo día tras día desde que empezó la campaña electoral o puede que también influido tras leer las primeras páginas del libro “La economía de las desigualdades” de Thomas Piketty.

No lo se, la cuestión es que cada vez me siento más cansado de escuchar argumentos vacíos de cualquier significado, de nubes humo y de historias de miedo para no dormir que nos explican aquellos que, estando donde están, han demostrado su incapacidad para aportar soluciones y que sin embargo, en lugar de trabajar en esa línea tratan de agarrarse al sillón difundiendo el miedo a lo nuevo, a lo diferente!

Volviendo a temas más próximos a mis conocimientos e intereses profesionales, quiero hacer mención a la noticia que he leído el fin de semana en el apartado de economía de La Vanguardia: La Generalitat se abre a Airbnb y Uber y regulará el sector colaborativo.

Hace mucho tiempo que se habla de la economía colaborativa, y estos últimos dos años creo que ha experimentado una verdadera explosión en cuanto a su relevancia social. Lo disruptor de muchos de sus planteamientos, ha hecho que se alcen numerosas voces en contra, alertando de no se cuantos “miedos” y de otras historias para no dormir.

Retomando el título del post, estamos entrando en “La dimensión desconocida” (…de la economía).

Cierto es que son modelos de negocio rompedores en su filosofía, en su diseño y en la forma de generar riqueza, desde luego quiebran con los modelos de negocio a los que estamos habituados. ¿Pero es eso necesariamente malo?

No es el objetivo de este post entrar en ese debate, al que le quedan muchas horas y páginas por delante, pero si defender la necesidad de redefinir las formas de generar riqueza y de repartirla, de encontrar nuevos modelos de negocio y sobre todo de generar nuevas oportunidades para aquellos a los que el sistema actual ya no se las ofrece.

Una cosa esta clara, muchos de los modelos actuales están agotados: negocios y/o sectores maduros, en una economía globalizada, donde la única forma de seguir creciendo y ofreciendo sacrificios (en forma de beneficios y dividendos) al dios “capitalismo” es incrementar la productividad. El problema es a base de QUE?

Por tanto, bienvenido sean todos aquellos emprendedores con ideas nuevas, capaces de redefinir lo establecido, de desarrollar nuevos modelos de negocio y de generación de riqueza, porque lo que tenemos ya no es suficiente.

Solo se requiere voluntad y en muchas ocasiones un poco de lógica. Como bien se indica en el artículo de La Vanguardia: “ La fórmula más lógica de regular este tipo de actividad,  y que es la que propone el sector, es reconocer la figura del microtrabajador y FACILITAR su actividad; no tiene sentido que alguien que ingresa 400 euros algunos meses alquilando su habitación tenga que pagar autonomos”.  Excelente aportación de Miguel Ferrer

Nos es lo mismo regular y buscar una recaudación justa que evite la economía sumergida, que asfixiar vías de generación de riqueza alternativas. Siempre hay un término medio y como todo en esta vida, es cuestión de voluntad.

 

Publicado en Inversión & Ahorro y etiquetado , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *