banca como plataforma

Banca como plataforma (BaaP), la evolución natural del sector

En un interesante ensayo que leí hace unos  días  del  especialista en Banking/Fintech User Experience (Alex Kreger), se hacía mención, como una de las tendencias llamadas a revolucionar el ecosistema bancario y nuestra relación como clientes con los servicios financieros, a lo que él denomina la “ banca como plataforma ”.

Estamos muy habituados a hablar del Software as a service (SaaS), como vía de negocio que esta revolucionando el sector de software, donde lo que se comercializa ya no es el producto, sino todo un paquete de servicios asociados al mismo: soporte,  formación, contratación de paquetes premium, etc…

La realidad corre más de lo que somos capaces de asimilar (creo que estos últimos años han sido una clara muestra de ello) y no tardaremos mucho en ver una evolución (una más) de la banca, hacia la comercialización de toda una variedad de productos y servicios propios y ajenos al sector financiero, ya sea directamente o bien a través de acuerdos con startups u otros proveedores (ya no solo empresas fintech). Llegaremos a ver la banca como plataforma de servicios (financieros y no financieros).

Entre otros motivos de esta evolución destacaría: 

  • El atractivo de la gran base de clientes de que dispone la banca.
  • La enorme capacidad de distribución de su red.
  • El conocimiento y fidelizacion que posee de esta base de clientes
  • La transacción económica que implica toda compra, de forma mayoritaria pasa todavía por las manos del canal bancario.
  • Por último, pero no menos importante, la necesidad de mejorar sus márgenes en un momento en que el margen del negocio tradicional está en mínimos históricos.

Este salto sería arriesgado si el cliente tradicional de banca hubiese hecho saber a su entidad su malestar o incomprensión por dicho camino. Pero no ha sido así, más bien al contrario. Muchos de los clientes que hoy en día ya adquieren este tipo de productos (no financieros) a través de su banco lo hacen porque han encontrado una solución adecuada a sus necesidades  y con una grata experiencia como usuario de la banca como plataforma:

He comprado la televisión que me gusta, sin moverme de casa, con un préstamo de concesión inmediata y además si quiero puedo contratar un seguro de daños. Todo en dos o tres clicks.

Los ciudadanos carecemos de tiempo y en muchas ocasiones de paciencia. La clave está en la simplicidad y la comodidad. En ese camino se está trabajando con intensidad en el sector bancario para mejorar cada vez más la experiencia de usuario y es por ello que las campañas llevadas a cabo por las divisiones de financiación al consumo en banca son probablemente de las que mayor margen están aportando actualmente a la cuenta de resultados.

Tradicionalmente la banca ofrecía productos de gran consumo como remuneración en especie por la contratación de productos y servicios financieros (recordemos las campañas de pensiones!!). Ahora la ecuación ha cambiado el enfoque. La banca,  a través de las empresas del grupo especializadas, ha iniciado una acción más intensiva en la venta de estos productos de gran consumo. No obstante hay una diferencia sustancial, la venta del producto de gran consumo es el driver principal de la acción y detrás (pero directamente asociado a ello) se ofrece la contratación de un paquete de servicios financieros:

  • Financiación cuando sea necesario. Esto significa una inversión enorme en el tratamiento de datos y el conocimiento del cliente para lograr (entre otras cosas)  un scoring de riesgo altamente preciso e inmediato que agilice el proceso.
  • Seguros de daños asociados a la compra del producto, de contratación también inmediata. En ocasiones también financiados!

La realidad actual de la banca como plataforma

Con todo ello, lo que trato de decir y argumentar es que el concepto de “BaaP” (banca como plataforma) es ya una realidad con productos no financieros. Es cuestión de tiempo que este concepto de plataforma se haga extensivo a productos y servicios financieros, pero me refiero a aquellos que hoy en día ofrecen los nuevos players (fintech), propios o no del negocio core bancario, pero lo hacen de forma más ágil, intuitiva y competitiva. 

Este know how de los nuevos competidores, nacidos en la cultura del “customer-centric“, les ha permitido desarrollar soluciones totalmente pensadas y testadas alrededor del cliente, con una experiencia de usuario mucho más alta que la de algunas soluciones del canal tradicional.

A medida que la competencia y los reducidos márgenes sigan presionando, la banca seguirá virando su dirección y ampliando su oferta. Ese es el camino natural en los próximos años del sector financiero. Se generará una verdadera disrupción en el sector, basada en la colaboración entre banca y fintechs.

Los aventajados, serán aquellos que ofrezcan la mejor experiencia a sus clientes, porque apenas hay margen para diferenciarse en producto pero si en servicio y en experiencias innovadoras y diferenciales.  

Son tiempos de cambio y quien lo entienda y acepte estará en la cresta de la ola, el que no lo entienda solo verá como rompe.

En este sentido recomiendo la lectura de este interesante artículo: “ Los bancos y las ‘fintech’, condenados a entenderse”. En el, Rodrigo García de la Cruz hace una mención muy relevante a un reciente cambio normativo en los servicios de pago, que acelerará los pasos de este sentidon:

“La nueva directiva europea de servicios de pago (PSD2, por sus siglas en inglés), aprobada el pasado enero, obliga a los bancos a dar acceso a las cuentas de sus clientes a terceras compañías sin realizar acuerdos previos, siempre y cuando los usuarios hayan dado su consentimiento. Esto da multitud de posibilidades para crear iniciativas fuera de los bancos. Por ahí va la colaboración, los bancos tienen que transformarse internamente para poder integrar a las fintech.

En fin, parece que el futuro está cada vez más cerca! Este planteamiento de BackBase, no esta muy alejado!!

Publicado en Fintech, Innovación y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *