Gestión automatizada

Gestión automatizada: beneficios y riesgos

Muchas son las páginas escritas sobre la entrada de los robo-advisors (gestión automatizada) al mundo de la gestión de patrimonios y mucho más que se escribirá, puesto que esta es una avalancha que esta por llegar en nuestro país, como ya lo ha hecho en EEUU.

El título del post, es un pequeño guiño al artículo que recientemente escribió Martin Huete y con el que estoy totalmente identificado. Los anglicismos están bien, pero creo que es hora de acudir de vez a cuando a nuestro maravilloso idioma para denominar las cosas por su nombre. Hagamos nuestro el concepto de la “GESTION AUTOMATIZADA” de carteras más que recurrir al anglicismo.

El origen de esta nueva vía de negocio fue el resultado de un buen análisis del mercado que llevó a detectar una clara necesidad en el inversor-ahorrador: clientes descontentos con el resultado de sus inversiones, gestionadas ya sea por asesores financieros o por entidades financieras (con servicios de de gestión discrecional). A esto se añadía el hecho de que con el paso del tiempo se acumulaban unas comisiones de gestión realmente elevadas (superiores en muchos casos al 2%) y que en rara ocasión justificaban el resultado final.

Titubeante en sus inicios, la gestión automatizada ha tenido una explosión muy importante en los últimos años en EEUU, apoyada por el desarrollo tecnológico y especialmente por una adecuada segmentación del publico objetivo. Los millenials, nacidos en la era digital, son el nicho de mercado perfecto para el desarrollo de la gestión automatizada. No obstante, son muchos los nacidos con el baby boom, que están empezando a ver con buenos ojos esta alternativa de gestión y pese a sus reticencias iniciales a ceder una parte del protagonismo a la gestión basada en algoritmos matemáticos, están viendo algunas de las ventajas que proporciona, entre ellas nuestra bien estimada DIVERSIFICACIÓN.

En el siguiente gráfico podemos ver un ejemplo de los volúmenes de inversión captados por las principales plataformas en EEUU (si pinchas sobre el gráfico accederás a la noticia completa de Economist.com). Es importante pararse en la columna relativa al “advisory fee”.

automated wealth managers

Fuente: Economist.com

La confirmación definitiva de que la gestión automatizada ha llegado para quedarse, la tenemos en el desembarco que están realizando algunas de las principales gestoras del mundo como JP Morgan o  Fidelity, respaldando este modelo mediante su participación accionarial en algunas de estas plataformas, o bien lanzando ellas mismas sus propias plataformas de gestión automatizada (me remito nuevamente al artículo de Economist.com)

El modelo esta basado en el uso de instrumentos de inversión de bajo coste como los fondos índice o los ETF, con comisiones de gestión muy inferiores a la media de las comisiones de los fondos tradicionales.

Las ventajas, principalmente dos:

  • Los menores costes de gestión se traducen directamente en una mayor rentabilidad para el partícipe. Tanto mayor cuanto más dilatado es el plazo de inversión (el efecto del interés compuesto).
  • La confirmación, con la perspectiva temporal que nos da la evolución de rentabilidad de los fondos de inversión en España en los últimos 15 años, de que la gestión pasiva es como mínimo tan buena como la gestión activa en el largo plazo. Salvo contadas excepciones, son muy pocos los fondos que superan a largo plazo la rentabilidad de la renta fija.  Recomiendo, a quien no lo haya hecho ya, la lectura de este estudio de IESE.   
Que estas herramientas hayan nacido o no con la capacidad de sustituir al asesor financiero, esta por ver. Pero es una realidad que para determinado perfil inversor (millenials) su protagonismo será más que notorio. No así para aquellos baby-boomers que seguimos valorando el factor humano y el consejo de una asesor como una herramienta importante en nuestra toma de decisiones.

A partir de aquí se abre un mundo de posibilidades para el inversor, que podrá diversificar su patrimonio optando por varios estilos de gestión pero añadiendo la gestión automatizada como una opción más. Sino, preguntémonos que inversor no tiene hoy posiciones abiertas en dos o más entidades para diversificar su riesgo y probar el resultado de diferentes tipos de gestión o hablando más claramente, forzar la competencia entre gestores.

En mi modesta opinión,  el share of wallet  del inversor entre la gestión tradicional y la gestión automatizada dependerá simple y llanamente de la consistencia de los retornos que cada uno de los estilos de gestión le aporte a su cartera a lo largo del tiempo.

Planteado este escenario, realmente me gustaría dar un salto en el tiempo y situarme en el año 2025 para ver el resultado de esta dura batalla que tenemos por delante. Sin duda apasionante, aunque predecible en algunos puntos. Un resultado parece inevitable y es la necesaria y forzosa colaboración entre la banca y los nuevos players. Para muestra un botón (leído esta semana): “BBVA Compass is teaming up with robo-advisor FutureAdvisor as it seeks to use technology to offer investment management services to a greater slice of its clients.”  

De hecho, esa colaboración entre la banca y las fintech ya es patente en el caso de algunas plataformas de crowdfunding.

Como cierre del post, os dejo un enlace a un interesante artículo que pude leer en Inese, sobre los riesgos y beneficios de la gestión automatizada y la valoración que de ellos pueden realizar los supervisores financieros. Estoy seguro que se pueden generar muchas opiniones encontradas sobre los diferentes argumentos planteados en el artículo, pero de lo que no hay duda es que cualquier regulación que busque la protección del inversor minorista en relación con nuevos estilos de gestión, sin duda dará mayor seguridad a los nuevos players y ante todo al inversor.

Fuente imagen_Flickr: Rene Mayorga

Publicado en Economía alternativa, Inversión & Ahorro y etiquetado , , .

2 Comentarios

    • Hola David, te diría que en principio si. Aunque deberías ver las condiciones de las diferentes plataformas porque no todas aceptan residentes extranjeros. Pero si es posible. Un saludo y gracias por seguirme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *