A mayor esperanza de vida, menor pensión pública!

Recientemente leía este interesante y detallado artículo escrito por Jaime Prats de El PAIS, sobre la esperanza de vida en España. El titular invitaba a leer con más profundidad el análisis sobre el cual los diferentes expertos argumentaban sus conclusiones. Es de sentido común: a medida que la ciencia y la medicina avanzan, vivimos más años gracias a las mejoras sanitarias y además lo hacemos con mejor calidad de vida. Ahora bien, que implicaciones tiene esto sobre nuestra pensión pública?

De la lectura del artículo, me quedaría con las siguientes afirmaciones:

  • En la segunda década del siglo XXI “el ritmo de aumento anual de la expectativa de vida se mantiene constante en torno a los tres meses y medio; de forma que cada cuatro años se gana uno”
  • De mantenerse la tendencia de los últimos años, la mitad de los niños que nacen ahora llegarán a los 100 años.  “A medida que crecemos, nos vamos beneficiando de las mejoras sanitarias que repercuten en el aumento de las expectativas de vida”. (según indica Albert Esteve, director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma De Barcelona ).
  • Hay quienes defienden que el límite de la expectativa de vida humana está cercano, aunque Esteve se alinea con demógrafos como el estadounidense James Vaupel, muy conocido por sus trabajos en la materia, más optimistas respecto a la extensión de los límites de la existencia humana. “Si durante los últimos 100 años hemos conseguido vivir unos 40 años más ¿Por qué no vamos a ganar otros 40 en el próximo siglo?”, se pregunta.

 

Fuente: http://politica.elpais.com/politica/2015/02/26/actualidad/1424969363_446948.html

Fuente: http://politica.elpais.com/politica/2015/02/26/actualidad/1424969363_446948.html

Maravilloso!!! Podremos disfrutar más de nuestra merecida jubilación. Porque no imaginarnos a los 85 años, llenos de vitalidad y salud, recorriendo alguna capital europea o disfrutando del sol en una playa paradisíaca! Esperad, ahora que lo pienso, creo que en este sueño me falla una pequeña variable: ¿Estamos ahorrando lo suficiente para asegurarnos una óptima jubilación?

Si lo estoy haciendo, puede que deba replantearme los números y reajustar mi plan financiero, después de leer esta gran noticia sobre nuestra mejora en la esperanza de vida. Si no lo estoy haciendo, desde luego parece que el problema ha empeorado.

Como indicaba en un post anterior la insostenibilidad del sistema español de pensiones hace tiempo que se argumento por numerosos expertos en la materia. Para paliar parcialmente esta situación (digo parcialmente, porque todo apunta a que las medidas siguen siendo insuficientes) se puso en marcha la reforma del sistema de pensiones del año 2011.

Entre las principales modificaciones de la reforma destacan las siguientes:

  • Se aumenta de forma gradual la edad de jubilación de los 65 a los 67 años entre este año y 2027.
  • Se incrementa de 35 a 37 los años necesarios para poder cobrar la pensión máxima, de forma progresiva hasta 2027. Exceptuando aquellos trabajadores que con 65 años hayan cotizado más de 38 años y medio.
  • Se amplía de 15 a 25 años el período de cálculo las pensiones entre este año y 2022. Se mantiene en 15 años el periodo mínimo cotizado para tener derecho al 50% de la pensión
  • A partir de 2014 la revalorización de la pensión no se vinculará a la inflación, sino que se introduce el factor de revalorización (FRA), que tiene en cuenta tanto la evolución del IPC como los ingresos y gastos de la Seguridad Social.
  • Factor de Equidad Intergeneracional (FEI) para las nuevas pensiones por jubilación. El FEI multiplica la pensión por un factor con el objetivo de tratar por igual a personas que habiendo cotizado lo mismo, van a percibir pensiones por un número diferente de años, por su distinta esperanza de vida.

En definitiva, una sucesión de medidas encaminadas todas ellas a rebajar el gesto en pensiones de la seguridad social y asegurar la estabilidad del sistema, pero ello tiene como consecuencia directa una rebaja de las pensiones futuras. Tanto el FRA como el FEI se constituyen como las variables que pueden tener un mayor efecto sobre la pensión futura.

Fuente: http://economia.elpais.com/economia/2013/06/06/actualidad/1370543143_886927.html

Por último creo necesario añadir un efecto negativo adicional que este incremento en la esperanza de vida tendrá sobre nuestro planificación de una óptima jubilación. No se trata solo de la reducción de la pensión pública derivada de las modificaciones introducidas por la reforma del 2011. Debemos tener en cuenta también el efecto que este incremento de la esperanza de vida tendrá sobre nuestro esfuerzo de ahorro privado y sobre la prestación futura que del mismo podemos obtener.

Supongamos que en nuestra planificación del capital objetivo a acumular para la jubilación, hemos tenido en cuenta una esperanza de vida actual alrededor de los 83 años. Imaginemos, como indicábamos al principio del artículo, que en los próximos 20 años (cuando cumplamos los 67 años) la esperanza de vida estará en los 88 años. Es decir, habrá aumentado 5 años.

Si nuestro capital objetivo era de 117.615€ , vemos como esta variación en la esperanza de vida supone que nuestra renta mensual automáticamente caería  en unos 95€ al mes. En función de nuestra pensión pública, y de si poseemos o no otros ingresos alternativos, esa caída de ingresos mensuales puede resultar relevante.

Calculadora de necesidad de ahorro estimado de Finanzas para todos , portal de educación financiera de la CNMV y el Banco de España.

Es un planteamiento hipotético, pero esta calculadora nos permite simular y planificar con más detalle nuestro ahorro futuro y plantear diferentes escenarios posibles para anticipar consecuencias negativas. Porque no se trata solo de la pensión pública, sino también de como trabajamos y construimos nuestro ahorro privado para complementar la pensión de la seguridad social.

Debemos tener presente que cuando hablamos de la planificación a largo plazo, el efecto sobre el capital final es tanto mayor cuanto antes empecemos a planificar nuestra jubilación, porque la clave del ahorro a largo plazo está en la CAPITALIZACIÓN. No obstante, esto será materia para otro post.

Foto: Flickr, Angélica Portales, 

Publicado en Inversión & Ahorro y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *